Poesía: Paria

Desde siempre
me dicen raro,
oveja negra,
patito feo,
rechazado.
Me dicen excéntrico,
solitario,
perdido,
olvidado.
Me dicen
que no pertenezco
a su mundo,
como un espectro
que aún respira,
como un maldito
sin culpa,
como apocalipsis
sin sangre.
Me dicen,
pero yo no les hago caso
pese a que tengan razón
y sea, más que extraño, raro,
una oveja negra,
un patito feo y rechazado,
un excéntrico, solitario,
un perdido y olvidado.
Aunque sólo sea
porque su pensar,
desde siempre,
desde nunca,
nada me ha importado.

Lobo durmiendo

Por si, por alguna extraña y misteriosa razón, quieres comunicarte conmigo:  @Lenguadelobo

Anuncios

Poesía: Fue sin querer

Fue sin querer,
me tropecé con sus ojos
y con su mirada,
con su enigmática sonrisa
y con los rasgos de su cara.
Me tropecé con su risa
y con su palabra,
me tropecé con su alegría
y con la esencia de su alma.
Me tropecé con el quererla
y una noche en mi cama
el amor me vino febrilmente
y, delirando,
murmuré que la amaba.

Chico solo en cama blanco y negro

Poesía: Aunque la realidad es sólo una…

Vivo frente al mar,
a mi espalda las montañas,
pero a veces sólo contemplo
un sin fin de desesperanza.
El salitre que corroe
los hierros de la baranda,
el olor del vertedero
que a veces suelta mierda a las aguas.
La pintura de las paredes
que el sol tiene desconchadas
y que parecen llenas de viejas heridas
o puñaladas,
las humedades, las grietas, el techo,
teñido de alquitrán y nicotina,
el suelo, por el viento lleno de polvo,
mi vacío armario, mi rota silla,
mi viejo y quemado escritorio,
la ausencia de cuadros y de fotos
o de cualquier vestigio de una vida.
Pero, otras veces,
percibo el olor a vida por mi ventana,
el olor a mar,
el ronroneo de las olas,
veo la espuma, huelo las algas,
siento que la brisa recorre mi piel,
que el sol calienta mi cara,
veo que las gaviotas vuelan,
allá, donde las llevan sus alas,
y, al mirar al horizonte,
sólo me promete esperanza.

Gaviota ante horizonte

VÍDEO DEL POEMA.

Poesía: Amarra tus demonios

Yo amarro mis demonios,
como bien puedo.
Les pongo bozal, collar,
correa
y los encierro.
Cada vez más hondo,
cada vez más dentro.
Pues mis demonios
son inmensos,
y es que se alimentan
de la maldad ajena,
en silencio.
Y siempre me mienten,
y a veces les creo,
diciéndome que es justicia
infundirles miedo,
destrozar sus caras,
destrozar sus cuerpos,
entrar en sus casas
y torturar sus cerebros.
Y de repente me veo
cerrando mis puños,
gritando por dentro,
imaginando muerte,
rabioso, ciego.
Y es en ese momento
que mis demonios
tratan de escaparse;
pero yo no los dejo.
Por lo que me atacan a mí,
con verdades y el miedo,
me recuerdan heridas,
me recuerdan secretos
de los que a nadie he hablado
porque no puedo.
Pero yo lucho
contra ellos,
a base de golpes
los sujeto.
Les coloco los bozales,
los collares, las correas
y los encierro.
Y es cuando siento
algo de paz
en mis adentros.
Hasta mi próxima guerra,
hasta mi siguiente lamento,
hasta que pueda,
hasta ese momento
que traten,
ya cebados,
de escaparse de nuevo.

Demonios atormentando un cuerpo

Poesía: Por si te sirve de algo

Antes de toser,
suelta el humo,
antes de escupir
ten saliva,
antes de hablar
piensa en algo.
Antes de gritar
medita,
antes de golpear
pregunta,
antes de actuar
duda.
Si corres,
cuestiónate a dónde,
si no te mueves
tienes un problema,
imagina,
no sueñes,
hazlo
no reces.
Lucha por tu paz,
esa guerra,
y si vas a disparar
mata,
mas, si puedes,
huye.
Busca
que nunca te falten las preguntas,
que siempre encuentres respuestas.
Y recuerda, no te humille,
para que no te den las balas
a veces es bueno agachar la cabeza.

Puño

Microrrelato: Mi nueva mascota

Mi perro se siente desplazado pues, desde que apareció la hembra y eligió dormir en mi cama, ya no se sube. Normalmente se queda de pie mirándola como interrogándose sobre si puede subirse o no, sobre si la hembra lo dejará, hasta que se cansa y se echa sobre una manta que le he puesto en el suelo. Yo he tratado de animarlo diciéndole que suba, pero me mira ladeando su cabeza sin llegar a entenderme. Parece ser que, por alguna razón, la hembra lo intimida, y no sube. He tratado de que se conozcan, que congenien pero, aunque los dos conviven en total paz, ni mi perro sube a la cama cuando está la hembra, ni la hembra se acerca mucho a mi perro.

Pero, habida cuenta de que la hembra me gusta, tendrán que acostumbrarse. Aunque lo cierto es que se conocen hace poco, hace poco que la hembra frecuenta mi casa. Me la ligué en una noche de fiesta hace unas semanas, creo que se llama Sandra.

PERRO SONRIENTE QUE PARECE LOBO...

Poesía: ¿Un poema de amor?

Cabeza con símbolo de interrogación

Aunque sé que es del todo imposible,
me gustaría suponer con certeza
(pese a que sólo suponen los que dudan)
que si a ella,
para ser casi perfecta,
sólo le falta no ser del todo ella
y yo,
siendo franco,
para ser algo
tendría que ser menos yo.
Si así se diese,
si ella fuera menos ella
y yo no fuera tan yo.
Tal vez esto sería
(quién sabe con certeza)
un poema de amor.